Celebrado anualmente el 5 de octubre desde 1994. Es un día para celebrar cómo los y las docentes están transformando la educación, para reflexionar sobre el apoyo que necesitan para desplegar plenamente su talento y vocación, y para repensar el camino que queda por delante con respecto a la profesión a nivel mundial.

Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción”

― Paulo Freire